Existen varias técnicas quirúrgicas que permiten a las mujeres mejorar el aspecto de sus genitales que han cambiado con el paso de los años o como consecuencia de los embarazos.

Estos procedimientos permiten a las mujeres mejorar su calidad de vida sexual.