Los pabellones auriculares (orejas) pueden ser motivo de burlas en niños e incluso adultos y en muchos casos de estigmatización por parte de muchas personas, dependiendo de su tamaño o prominencia.

Por este motivo se pueden realizar procedimientos que mejoran tanto la forma, como el tamaño y la prominencia, con cicatrices generalmente ocultas, y con una recuperación rápida.


FOTOS ANTES Y DESPUES