El objetivo de esta cirugía es mejorar el aspecto de los tejidos del cuello, que con el pasar del tiempo se hacen más prominentes y en algunos casos flácidos.

Este tipo de cirugía generalmente se realiza de manera simultánea con la ritidoplastia ya que permite un rejuvenecimiento más marcado de las personas en quienes se realizan.