Los pómulos (regiones malares) pueden ser aumentados empleando implantes de silicona o por medio de la inyección de ácido hialurónico según el deseo de cada paciente con el fin de hacer más fuertes ciertos rasgos faciales.